Press Enter / Return to begin your search.

| The Kooks – Naive

Los Nobel de la arquitectura, así es como ha llamado la revista Descubrir el arte a su próximo coleccionable (que empezará a partir de noviembre). “Firmeza, utilidad y belleza”, la máxima con la que el tratadista romano Vitrubio definió la mejor arquitectura impregna todavía hoy, veinte siglos después, una disciplina única, a mitad de camino entre la técnica y la creación plástica. La obra de arte global y la única que es habitable y se ciñe al ser humano hasta formar su segunda piel.

Son los premios Pritzker, y nos trae a ocho de ellos. Vamos a conocerlos.

Norman Foster, arquitectura global. La arquitectura es sensible al lugar y a su cultura, pero su diseño puede tener aspectos globalizados. El resto es que sea un proyecto comprometido con la identidad de un país y, a su vez, una propuesta vanguardista y ejecutada con tecnología punta.

Rafael Moneo, clasicismo intemporal. Concibo la arquitectura de una manera que nunca olvida la continuidad, en cierto modo inevitable, y que va más allá de la adscripción a determinados lenguajes o interpretaciones de cómo construir.

Oscar Niemeyer, la poética de la curva. La ciudad perfecta se construye sobre bases humanas, y sólo será posible cuando logremos una sociedad mejor y más solidaria. A partir de entonces, las urbes adoptarán una arquitectura bella y serán acogedoras.

Zaha Hadid, geometría orgánica. A la gente le gusta el paisaje o la naturaleza extrema, radical: busca fantasía y experiencias que puedan impactar en su vida. Yo me planteo la arquitectura de ese modo.

Kavin Roche, matemática visual. Aplico a la arquitectura la teoría de Jung sobre la conveniencia de que los hombres estén conectados con la naturaleza.

Álvaro Siza, racionalismo intuitivo. La intuición es muy importante para mí: sé que puede engañar, pero es el antídoto contra la duda. Mi segunda herramienta de trabajo es el diálogo: el debate desde distintas especialidades.

Herzog & de Meuron, pragmatismo sensual. Todo empezó con la Tate: esa idea cambió Londres y nos ayudó a ser lo que somos hoy. En realidad, inventamos el minimalismo para escapar del posmodernismo de los años ochenta.

Richard Rogers, conciencia social. Cada edificio modifica la naturaleza del entorno: si no fuera así, aún viviríamos en las cavernas.

  1. Una pena no haber incluído al Pritzker 2009. Peter Zumthor, considerado por casi todos como uno de los grandes arquitectos constructores de nuestra época, un maestro, con lo que tal título conlleva.

  2. […] una disciplina única […] ¿Cuál no lo es? Creo que todas ganarían si se apreciara la unicidad que albergan, y las potencialidades que aún están por descubrir.

    Me ha gustado mucho la definición en dos palabras de cada uno.

    Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *